Sexus Bambusoidea in the Arboretum – Diversity Rules

¿Cuántos de nosotros sabíamos de la existencia de un jardín botánico? ¿podemos coleccionar la naturaleza? ¿Es el arboretum un museo de plantas? ¿podemos, entonces, convertirlo en una escuela? , ¿las plantas como obras donde establecer relaciones?, ¿las relaciones como creaciones de obras que nacen del dialogo con las plantas y que pretenden ser puentes para establecer conexiones distintas con estas?

Todo nace, en su momento con la creación de un contexto de aprendizaje en el que salimos del Arboretum impregnados de cuestiones, dudas, conflictos generados por nosotros mismos, por las respuestas sostenidas, por lo sentido y vivido. Hemos partido de la neuroarquitectura, de lo que nos ha hecho vivir el lugar. Salimos con necesidad de investigar sobre la mediación. Y después de seguir reflexionando, investigando, de volver al lugar y partir de lo que cada integrante del grupo trae con sigo y puede ofrecer al grupo… decidimos redescubrir el lugar para crear nuevos puentes para trazar.

Somos muchos los que hemos aprendido la reproducción de las plantas a través de los libros de texto. Para la escuela era indiferente si tratábamos el tema en otoño, invierno, primavera o verano. A mucho estirar, en primavera nos fijábamos en el proceso de floración pero nunca habíamos puesto nuestra atención a los frutos. Sonaba el timbre de salida hasta el día siguiente y allí estaban, los arboles, las plantas, los arbustos pero…  El duro invierno de nuestro territorio, el caminar por el Arboretum, nos llevó a fijarnos en los frutos, lo único que queda en muchos arboles, arbustos,… cuando hojas y flores desaparecen: allí estaban los frutos, multitud de frutos, de órganos sexuales diferentes. Órganos que forman parte de nuestra mesa, de nuestras comidas diarias. La presencia del fruto hace visible la cantidad de órganos reproductores de un árbol, de un arbusto, de una planta, de… la chispa de un nuevo proceso de investigación conceptual y, por consiguiente, metodológico en el que, de entre todas las especies, elegimos el Bambú: el bambú como contexto.

¿Por qué el bambú? La investigación nos lleva a éste porqué es este el que nos plantea cuestiones que hacen reconfigurar nuestros esquemas, los socialmente establecidos y los esquemas de aprendizaje entorno al órgano,  porqué es este el que nos sumerge en nuevos campos de exploración que contrastan con todo lo establecido.

Órganos que tienen una nueva función, madres que se sacrifican para que sus hijos puedan crecer, floraciones objetivos distintos, crecimiento en horizontal y largos etcéteras con los que nos queremos adentrar.

Encontrando el que, nos planteamos el como, teniendo en cuenta que el como, esta vez, queríamos que fuese distinto al anterior contexto. Tenemos unas reflexiones y autoevaluaciones hechas al respecto: queremos partir y tener en cuenta los bagajes para que se puedan reconfigurar a través del dialogo, no queremos que nuestras narrativas tengan tanto peso como para anular las otras, queremos que nuestra mediación de pié a múltiples relaciones (aunque prescinda de las nuestras), queremos que sea un contexto con flexibilidad conceptual.

Partiendo de estas condiciones nos reunimos con la profesora para buscar puntos de fuga, líneas posibles para concretar nuestros objetivos encontrando en Eisner y en Vigotsky un marco para materializarlos. De este modo, de nuestro diálogo con el bambú y de nuestro proceso de investigación y reflexión nacen los conceptos de unión, condensación y flujo los cuales se transforman en obras/producciones concretas que pretenden ser contextos alfabetizadores para: hacer cuestionar, reflexionar, enlazar, hacer surgir experiencias…

Y de este como y de estos porqués  surgen también las finalidades: la dicotomización de la realidad y el generar nuevas miradas hacia esta desde la transdisciplinariedad. el abrir la mente del que nos expone Morín.

Son las 10 de la mañana de un viernes 17 de Marzo. Hemos repartido carteles por la ciudad y haciendo difusión por las redes sociales con el titulo “Sexus bambosoidea in the Arboretum”, las redes se llenan de preguntas de curiosidad sobre la combinación de estas palabras: nuestra intencionalidad esta dando sus frutos. ¿Sus esquemas entran en confrontación con el título?

Damos inicio al contexto presentando el proyecto de apropiación y el motivo real de la creación de este contexto: hacer, a  todos los presentes, propietarios de la obra. Proponemos a nuestros compañeros pasear por el jardín botánico, les dirigimos hacia un punto concreto: el “bosque del bambú” . Se encuentran con dos arboles unidos por una gran tira de plástico, intervención basada en diferentes artistas, esta vez se utilizará para poder realizar una lluvia de ideas: ¿Cuando escuchamos “bambú” que se nos proyecta? Representar en el espacio creado vuestras proyecciones.  ¿Cuál es nuestra experiencia?, ¿Cuáles nuestros referentes culturales? ¿Plásticos para pensar la naturaleza?¿Lápices y rotuladores para dibujarla? ¿Qué materiales nos da naturaleza para aprender de ella, en ella y con ella? El mundo del material de plástico a invadido las escuelas y ahora invade nuestra forma de interactuar en el entorno. ¿Podemos utilizar el barro para representar? ¿Los frutos de las plantas para conseguir pintura?¿Por qué aunque nos ofrezcan materiales prefabricados decidimos elegir estos y no los que nos ofrece el entorno?, ¿Qué representamos y en que se basa? ¿Qué hay implícita en ella? ¿Alta dosis de realidad o influencia TV? Compartimos experiencias, por el momento tan solo las hacemos conscientes, los sostenemos.

Nos situamos delante del bambú, mirando 180º, lo teníamos detrás de nosotros. Repensamos el bambú des de diferentes ópticas, miradas: historiadora, artista, poeta, arquitecto, literario, ingeniera. ¿Qué experimentamos cuando salimos de nuestras formas de vida y nos sumergimos en otras?¿Qué nos emerge en cada una de ellas observando el bambú?

Nosotros, como grupo, nos aproximamos al bambú des de la disciplina de la botánica y esto nos generó nuevas narraciones. ¿Qué sucedería si visitáramos el Arboretum con un ingeniero robótico? ¿y con un cocinero? ¿o un pintor? En todos los casos la planta funciona como un proceso artístico, como si habláramos del jardín botánico como de un museo Land art en que la interacción con las obras nos abre las puertas a interacciones transdiciplinares para generar conocimiento.

Proponemos al grupo que recojan las aportaciones creadas y les adentramos al bosque de ”bambú” experimentando la multisensorialidad. Dentro del bosque: intervenciones creadas, las cuales trasladan  a cada sujeto hacia puntos diferentes. El contexto alfabetizador da sus frutos, los participantes preguntan impacientes a los creadores su significado ¿qué sucedería si los creadores, como los artistas, no estuvieran presentes en la obra, si no existiera el punto de información más que la obra?,

¿Qué habéis querido representar? preguntan algunos. La pregunta trae efecto rebote por parte de los creadores que rebotan la pregunta a los presentes en el contexto: ¿Qué representa para vosotros? En ese instante empiezan a surgir las relaciones y conexiones que cada uno ha establecido. Cada una de ellas nos traslada a diferentes contextos, momentos, espacios, tiempos, conceptos, hechos, bagajes culturales…

Las conexiones emergen, integrantes quieren comprender el porque de las obras. recogiendo necesidades se lanza la pregunta /pista: nuestras obras van unidas al título del contexto, para más información utilizar un recurso que actualmente utilizáis todos para acceder a la búsqueda de información y así responder a vuestras propias preguntas: el móvil. Tenéis Bambu, tenéis sexus bambusoidea, tenéis las obras, tenéis vuestras aportaciones: elaborar vuestra propia narrativa.

De este modo, se crea un espacio de compartir información encontrada, ahora se comprende el porqué de las obras creadas. Los participantes comentan que han generado aprendizaje y este aprendizaje ahora se ve reflejado en la nueva intervención que realizan sobre el punto de inicio: sobre las producciones que en un inicio han creado sobre la superficie del plástico. Las experiencias son confrontadas/reconfiguradas con el aprendizaje creado, constituyendo nuevas experiencias.

Nosotros ahora nos preguntamos ¿hacia donde hubieramos podido ir, hacia donde nos hubiéramos adentrado, que nos hubiera permitido explorar si nos hubiéramos centrado y partido de las conexiones, de las aportaciones que habían provocado las obras creadas?, ¿que permite y que limita el querer entender las explicaciones /el motivo de las obras creadas?, ¿de que nos habla todo esto?

Es de suma importancia la complicidad de los recursos comunitarios en favorecer y permitir nuevos hábitos en los espacios para que estos devengan lugares de aprendizaje. ¿Cómo sino un museo puede transformarse en museo? Los recursos son comunidad y como tal las personas que forman parte del Arboretum decidieron donar la cantidad recaudada para la entrada de los participantes al proyecto de micro-mecenazgo para la adquisición de esas palabras que bien definen estas dinámicas del territorio como abono para el autentico aprendizaje.

Anuncios